15 agosto, 2017 / by Cateditors / Sin categoría / No Comments

Este invierno date el capricho de tener una sauna en casa

Este invierno date el capricho de tener una sauna en casa, así que a comprar sauna se ha dicho. A gozar íntimamente de los beneficios y placeres que esta práctica saludable te ofrece en sus dos etapas principales: Calentamiento y Enfriamiento.

En la primera de estas fases se llega a elevar la temperatura corporal hasta los 40 °C, que provoca una fuerte transpiración y la consecuente apertura de los poros. Por lo que acá podrás lograr una relajación muscular y psíquica; la excreción de desechos y la limpieza de la piel; la normalización de la presión arterial; la acumulación de calor; la vasodilatación y el aumento de la circulación de la sangre; la alteración de todo el sistema termorregulador corporal; y no pocos provechos para el sistema respiratorio

Ya durante el enfriamiento, el brusco cambio de la temperatura provoca cambios en el sistema sanguíneo y se recupera la temperatura normal, por lo que se consigue una buena saturación de oxígeno en la sangre; la contracción de los vaso sanguíneos; y una nada despreciable estimulación psíquica.

Es muy recomendable combinar la sauna con otros procedimientos de salud, como sesiones de masajes, o la aplicación de ventosas, algo muy común en las saunas finlandesas.